Post

Impuesto de Actos Juridicos Documentados

Impuesto de Actos Jurídicos Documentados sobre la escritura de constitución de hipotecas. (Parte II)

Como continuación de las reflexiones que hacíamos en nuestro anterior artículo, y las consecuencias que se pudieran derivar de las novedades legislativas y jurisprudenciales, ayer se dio a conocer en la prensa que el Juzgado de Primera Instancia número 18 bis de Málaga, había dictado una Sentencia en la que se declaraba nula la cláusula de una escritura de préstamo con garantía hipotecaria en la que se imponían los gastos al consumidor (cliente bancario) y, en consecuencia, consideraba que estos gastos debían ser pagados por la entidad financiera, con la importante novedad que dentro de los citados gastos se incluía el importe del Impuesto.

El Juzgado de Primera Instancia 18 bis de Málaga es el especializado, en la provincia de Málaga, en estos asuntos y sobre el mismo recaen, según las noticias de prensa, otros 12.000 asuntos similares pendientes de resolver.

Con independencia del criterio adoptado, lo cierto es que, como se dice en la Sentencia, “Mención diferenciada merece el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, porque lo cierto es que nos encontramos en el momento presente ante una de las cuestiones más interesantes con las que se puede encontrar el aplicador del Derecho.”, a lo que debemos añadir y para los operadores jurídicos.

Y efectivamente coincidimos con el Juzgador, tras la desaparición ex lege del ordenamiento jurídico del artículo 68.2 del Reglamento, que es el único precepto, aunque fuera reglamentario, que establecía expresamente que el sujeto pasivo del impuesto era el prestatario (cliente bancario), ha surgido una controversia para identificar a este sujeto pasivo del impuesto, por supuesto, en los supuestos anteriores al Real Decreto.

Controversia que queda reflejada en la Sentencia del Pleno, cuya fundamentación está aún por conocerse, con 15 magistrados que adoptan un criterio y 13 que adoptan el criterio contrario, a la hora de identificar a este sujeto pasivo, según lo que se ha adelantado del fallo.

Volviendo a la Sentencia del Juzgado de Málaga, a nuestro juicio se hacen importantes manifestaciones, que a continuación nos permitimos destacar:

1º.- La Sentencia mantiene que “lo cierto, es que hay un dato incontestable y que es que el artículo 68.2 del Reglamento del Impuesto ha sido anulado (…), luego por tanto ya no existe ese precepto en nuestro Ordenamiento Jurídico. Por tanto, ya no cabe hablar de este precepto ni siquiera a efectos interpretativos”.

El Juzgador, a nuestro juicio con buen criterio, le está concediendo a la nulidad de este precepto efectos de nulidad absoluta, pues es la única consecuencia que se puede derivar del Reglamento que vulnera la Ley, conforme así dispone nuestro derecho administrativo, toda vez que el motivo de nulidad es que el reglamento excedía lo dispuesto en la Ley en el sentido de que “innova algo que no dice la Ley”  y, por tanto, vulneraba la prohibición legal de todo reglamento de no exceder los preceptos legales que lo habilita.

Y los efectos de esa nulidad absoluta no pueden ser otros que los que enuncia el Juzgador, la expulsión del precepto del ordenamiento jurídico y, en lo sucesivo, actuar como si nunca hubiese existido, pues los efectos de la nulidad se retrotraen al momento que se dicto la norma.

2º.- El Juzgador igualmente mantiene “en el caso que nos atañe no hablamos de normas, hablamos de criterio interpretativo jurisprudencial del Tribunal Supremo” . Y es cierto tras la expulsión del ordenamiento jurídico del precepto reglamentario, la disquisición sobre quién es el sujeto pasivo del impuesto es puramente interpretación del Tribunal, pues añadimos nosotros la regulación legal era sumamente confusa.

Y en este punto, no debemos obviar, que tenemos una jurisprudencia consolidada durante muchos años que mantenía que el sujeto pasivo del Impuesto era el prestatario ( cliente bancario ) que se apoyaba no solo en una interpretación, si no en artículo del reglamento; esta jurisprudencia ha sido modificada en sentido contrario por la Sentencia que declara nulo el artículo del reglamento, seguida de otras dos más en igual sentido y, finalmente, tenemos la Sentencia del pleno que vuelve al criterio inicial ( pero ya sin el articulo reglamentario ) que, como es de sobra conocido, tendrá 13 votos particulares discrepando del criterio de la mayoría que apenas cuenta con dos magistrados más.

Por tanto, ya no existe una jurisprudencia constante y pacífica, sino diferentes criterios jurisprudenciales, que difícilmente van a poder ser unificados de forma clara y nítida en la Sentencia que dicte el Pleno, cuyo Fallo ya ha sido adelantado.

3º.- Finalmente, la Sentencia del Juzgado de Málaga, también hace alusión a los efectos del Real Decreto al mantener “la disposición del gobierno que se acaba de dictar resuelve una laguna interpretativa”. Esto es que, aunque solo fuera a los meros efectos interpretativos, la Sentencia reconoce que existe un vacío legal o laguna en la Ley que regulaba el Impuesto.

Y, por ello, concede al Real Decreto efectos retroactivos al resolver esta laguna interpretativa, a estos efectos se hace alusión a la retroactividad tácita, que concurre según se manifiesta en la sentencia citando jurisprudencia del Tribunal Supremo cuando estamos entre otras ante “normas interpretativas, (…), las que suplan lagunas, (…) y, en general, las que pretendan eliminar situaciones pasadas incompatibles con los fines jurídicos que persiguen las nuevas disposiciones, pues de otro modo no cumplirían su objetivo.”

La Sentencia identifica esta retroactividad tácita dentro del supuesto de las normas retroactivas, pero no resultaría descabellado identificarla igualmente en las normas que suplen lagunas legales o en esas normas que pretendan eliminar situaciones pasadas incompatibles con los fines jurídicos que persiguen las nuevas disposiciones, si atendemos a la nueva normativa legal fijada en el Real Decreto.

Sin duda, la controversia judicial continuará y se dictarán más sentencias, del mismo sentido, de sentido contrario y, no solo en la vía civil, sino en la contencioso-administrativa, pero por ser esta la primera, estar muy armada jurídicamente y por su carácter innovador merece la pena ser destacada.

Puedes leer la siguiente parte AQUÍ

Etiquetas: Asesoria García Guillén, Derecho Civil, Derecho Mercantil, Derecho Administrativo, Derecho Fiscal, Derecho Bancario, Derecho Procesal, Abogados Matrimonialistas, Asesoría Jurídica.

Garcia Guillen

Add Comment